viernes, 13 de junio de 2008

Decime la Contraseña

Se decidió hacer ese aquelarre en uno de los bosques más profundos de los Valles del Toro Castrado (obvio que es un nombre en clave), dado que se cumplían los 500 años de la Iluminada y Antiquísima Hermandad del Roble Torcido. Era uno esos clásicos bosques sombríos y tétricos con árboles enormes que crujen todo el tiempo. Ningún bosque puede ser tan sombrío sin esfuerzo. Algunas brujas efectistas habían tenido algo que ver en eso. “Queremos un bosque escalofriantemente tenebroso. Con doble dosis de macabrosidad y muchas sabandijas infectas y bestias desagradables que hagan sonidos espantosos.” En fin, que quede bien claro para cualquiera, que no era uno de esos bosques por los que se pasearía el lobo de Caperucita así nomás.

La bruma de la madrugada envolvía los troncos como una serpiente de guata. Una lluvia fina caía desde el cielo invisible, y perforaba las brumas que zigzagueaban entre los árboles. Diferentes especies de alimañas se dedicaban a sus habituales ocupaciones nocturnas. Cobijados en la capa oscura de la noche los búhos ululaban, las tarántulas tarantuleaban, los lobos lobeaban, y las brujas estaban por aquelarrear, etcétera, etcétera.

Una de las visitantes más ilustres, la Hermana Unicornio, que había empezado la juerga muy temprano en su casa, se tambaleaba ebria por las oscuras sendas mientras se dirigía al evento.

Se sentó todo lo suavemente que pudo sobre una raíz enorme y se recostó sobre el musgo. Quedó ahí tendida recibiendo las gotitas en su sombrero, mientras unas extrañas estrellitas de luz chisporroteaban a su alrededor.

Con la vista fija en un punto lejano, comenzó a canturrear: "El bosque era un..., un…, uno de ésos, un oso peludo… Eso, un oso grandote. Uno muy grrrrandote y fzzzz... eso. Te acechaba y eso para después engullirrrrte… Nop… para correrrrrrte por pffffff, brrr.. por eso, los , eeeeee, los caminos hasta su guarrrrrrida y eso. Eso es lo que te hace elpffffzzzz, el muy animal. Prrffff pelutudo inferrrrrnal…Nunca se sabe con q-q-qué atenerrrrrrse. Prrfffff , justo cuando pensa.. pensabas que eso, que lo entendíazzz, el muy burro… errrrr… te salía con una… eso, una burrada de impra… impre… improviso… Zzzzzzzzz…" Y allí se quedó dormida.

Otra figura envuelta en una capa negra, y que ya llevaba unas horas buscando el lugar elegido dentro del bosque, pasaba de árbol en árbol sigilosamente, siguiendo las Reglas Inmutables de Prevenir No Ser Seguidos. Lentamente se acercó a un portón oscuro y través de una mirilla habló a los ojos que veía del otro lado.

Hermana Arbusto
(susurrando y acurrucándose en el portón)
“La varita sisea con la humedad.”

Hermana Cancerbera
(al otro lado de la rejilla)
“Sí, Hija, el mundo entero es un bosque oscuro.”

Hermana Arbusto
“La era de los demonios extraviados terminará y quedarán atrapados por las fauces del terrible monstruo, hurra, hurra.”

Hermana Cancerbera
“Las hadas y ninfas escondidas son todas unas turras.”

Hubo una pausa llena de sonido de grillos.
Cric, cric…

Hermana Arbusto
(preguntó finalmente)
¿Qué?

Hermana Cancerbera
“Las hadas y ninfas escondidas son todas unas turras.”

Otra pausa, pero esta vez más larga.

Hermana Arbusto
(terminando el embarazoso momento)
¿No era que “El alma corrupta del árbol acechador caería en una marisma de profunda pena”?

Hermana Cancerbera
Qué va. Son las hadas y las ninfas. Lo lamento.

Hermana Arbusto
(desesperada)
¿Y el árbol acechador? ¿Y la pena profunda?

Hermana Cancerbera
¿Y yo que sé?

Hermana Arbusto
(en puntas de pie y echando chispas por los ojos)
Me importan un pepino las ninfas y las hadas. Abrime que me estoy empapando!!

Hermana Cancerbera
(recapacitando)
Esas profundidades de la pena, ¿dijiste que eran profundas?

Hermana Arbusto
(furibunda)
Sí que eran profundas. Profundísimas. Un abismo.
Dale, dejate de joder. Soy yo, la Hermana Arbusto.


Hermana Cancerbera
(insistiendo)
No te escuché.

Hermana Arbusto
(más furibunda)
Escuchame, queridita, traigo el Elixir Éxtasis Negro.
Si no me dejan entrar, me lo llevo y listo.

Qué tanto.

Hermana Cancerbera
(terca)
Pero es que no hablaste claro.

Hermana Arbusto
(sin paciencia y a punto de matarla)
Mirá, eran tan profundas que no cabe en todo del universo de taaaan profundas que eran, para que te enteres.

Hermana Cancerbera
Ok, ok. Te abro.

El portón se abrió lentamente. La Hermana Arbusto lanzó una mirada asesina a la Hermana Cancerbera y se adentró en lo que sería el Aquelarre.

[Continuará]

---
Una joyita ochentosa. De 1927, If I Could.

11 están más cerca del alfajor:

Lauri dijo...

PRIIII ¡¡¡


me encantoooo
se armó el aquelarre en la inmensidad y negra noche

Samy dijo...

Jajajajjajajajajajajaja me encantoooooo!!!! jajajajajajjajaja vamo arriba con el festejoo!!! quiero saber mas!!!!!!!

Mariolo dijo...

Las ninfas son unas turras .... jajajaja

Magistral

Don Atealgo dijo...

Permiso... publicás música y acá vengo!

:)

ladriana dijo...

a mi también me encantó, dan ganas de seguir leyendo!

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

sisi, una joyita...

Fonzi dijo...

Opaaaaaaaaaa....
Otra que Lost !!
Dale , dale pa cuando el próximo capitulo ?

Guidaí dijo...

Uy, uy, uy... exijo el libro ya!!
Morí con la música bruja...
Besote

jordicine dijo...

Menudas fiestas que os pegais las brujas. Tendré que montar un 'aquelarre' parecido. Buena semana y hasta pronto.

Dalma dijo...

jajja, muy bueno

como se nota que conoces las historias de brujas desde adentro ja

Mistique dijo...

[DB]Lau:
Estás hecha una tigra, eh???
jeje, si vos sabés de aquelarres tb!!
Beso.

[DB]samy:
Bueno, me alegro. Me pongo en breve a contar más secretos confesables.
Besote.

[DB]Mariolín:
Son TERRIBLES TURRAS.
:)
Beso.

[DB]Donate:
Me alegro.
Beso.

[DB]ladri:
Bueno. Un gusto que les guste.
Besote.

[DB]otravez...:
:)

[DB]fonzi:
En breve. En breve....
Beso.

[DB]guidaí:
TEMAZO!
:)
Beso.

[DB]jordi:
Ay sí. Son tremendas mismo. Te las recomiendo.
Buena semana y nos vemos.

[DB]Dal:
Psé... Soy un blog abierto.
:)
Beso.

Publicar un comentario